PROGRAMA EDUCATIVO

REAL JUNIOR | Teatro Real

La música de este concierto, que compuso hace casi 3 siglos Mendelssohn (un adolescente genial), nos transporta a la noche en que se reúnen las hadas. ¿Lugar y hora de la cita? El roble más antiguo del bosque, a medianoche. Todo puede ir bien si no aparece un duende travieso que vuelva las cosas del revés. Esta famosa obra de teatro, salida de la pluma incomparable de Shakespeare, está repleta de fantasías que parecen sueños (o pesadillas).

No es fácil realizar una representación completa con música y teatro de El sueño de una noche de verano, de Shakespeare-Mendelssohn, porque se precisa unir en un solo espectáculo una obra de teatro compleja, con toda su tramoya y servicio técnico, y un concierto de música sinfónica con coro y solistas. Normalmente se hace una cosa u otra, porque son extraordinariamente complejas. Y es una pena, porque las dos obras maestras unidas multiplican su impacto.

En este cuento musical hemos querido unir varias artes, como quisieron sus autores, pero en este caso serán el cuento (en formato narrado y brevísimo), la música (el original casi completo, con su coro y solistas) e ilustraciones (estreno mundial de las proyecciones que se harán sobre los dibujos de Mónica Carretero). Si a esto le sumamos la participación del público familiar (que siempre nos sorprende), esperamos conseguir los momentos hechiceros que pide la obra a gritos.

Lo que hizo Mendelssohn con la obra de Shakespeare fue mucho más que inventar una música incidental para acompañar la representación. Todos sus números son tan originales e impactantes que pasaron inmediatamente a interpretarse de manera autónoma en las salas de conciertos.

Convertir esa música en un cuento musical ha tenido un proceso de trabajo inverso al que siguió Mendelssohn: le hemos devuelto a la música de concierto el cuento de Shakespeare que le fue sustraído. A veces nos ajustamos estrictamente a los dos originales (texto y música), otras sacamos flote juegos y poemas que, ocultos en la música, parece que nos estuvieran llamando. Ha sido un proceso lógico y de fino bisturí. De este modo, relato y música nos cuentan algunas de las historias ideadas por el dramaturgo.


Mendelssohn fue un compositor clásico-romántico que, como muchos artistas de su época, murió muy joven. Se le considera “el último clásico”.

Fue hijo de un judío aperturista y millonario, además de ser un “niño prodigio” recibió una educación exquisita: escribía, pintaba, tocaba, viajaba, hablaba idiomas, conversaba con los intelectuales de su época…

A su vez, siguiendo el hilo del cuento, Mónica Carretero ha diseñado los personajes principales y ha pintado los lugares y ambientes de la historia para que se vayan proyectando mientras escuchamos. Así, se intercambian tres artes en este espectáculo: música, cuento y plástica, justo los componentes que niños y mayores necesitamos para despertar nuestra fantasía y disfrutar de una propuesta artística integradora.



Concierto familiar
Música de Felix Mendelssohn, sobre la obra de William Shakespeare

Nueva producción del Teatro Real

Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real
Para todos los públicos